Si no se puede bailar, tu revolución no me interesa

Fue una buena mañana de sábado. El grupo de entusiastas del G100 tuvo su primera reunión presencial en El Hueco. Nos juntamos más de veinte personas para conocer qué vamos a hacer y cómo lo vamos hacer en los próximos dos meses. Tenemos un montón de trabajo para las próximas ocho semanas, hasta que nada más comenzar la primavera presentemos las primeras conclusiones.

El taller estuvo dirigido por Sergio Arranz, uno de los coordinadores de este proyecto de co-creación, y lo hizo tan bien que las cuatro horas que duró se pasaron volando. Y es que hablamos de lo que sabíamos sobre vacas, construimos un barco de personas y saltamos para que no nos quemara una bola de fuego. Son técnicas de trabajo en grupo para comprender mejor el intríngulis de un proceso de co-creación.

Estos serían los principios básicos:

  • Ninguna de nosotras es tan inteligente como todas nosotras
  • Actitud de hacendera. Porque la mejor actitud es hacer.
  • Céntrate en lo que puedes hacer bien.
  • Si no se puede bailar, tu revolución no me interesa.

Conocimos los métodos que los doce grupos usarán para trabajan en sus respectivas líneas estratégicas. El G100 tiene que polinizar como las abejas, ser industrioso y trabajador como las hormigas y crear redes como las arañas.

El objetivo final, y esto es superimportante porque nos diferencia de otros proyectos de co-creación, es que no solo se va a teorizar sobre Nueva Ruralidad, sino que se alumbrarán diversos Prototipos, es decir ideas concretas de proyectos que pueden testarse, adaptarse e  implantarse en cualquier territorio por parte de personas , colectivos u organizaciones con el ‘musculo’ suficiente.

¡Gentes del G100, el barco de la co-creación ha zarpado! ¡Feliz viaje a bordo!

s
Prev

2 thoughts on “Si no se puede bailar, tu revolución no me interesa

Deja un comentario